Se ha producido un error en este gadget.

martes, 29 de septiembre de 2009

Homenaje a mi padre


29/09/2009
En un día como hoy no puedo dejar de recordar a mi padre, cuando se cumplen 5 años de su muerte
Era un hombre bueno, trabajador. Y quería a todos por igual. Yo lo adoraba
Siempre estuvimos muy unidos y no pasa un solo día que no lo recuerde.
Igual que no me olvido de mis raíces de mi tierra Andalucía.
Esta letra de canción es mi pequeño homenaje que comparto con todos ustedes.

El corazón al sur
(Eladia Blázquez)

Nací en un barrio, donde el lujo fue un albur
Por eso tengo el corazón mirando al sur
Mi viejo fue una abeja en la colmena
Las manos limpias, el alma buena

Y en esa infancia la templanza me forjó
Después la vida mil caminos me tendió
Y supe del magnate y del tahúr
Por eso tengo el corazón, mirando al sur

Mi barrio fue una planta de jazmín
La sombra de mi vieja en el jardín,
La dulce fiesta de las cosas más sencillas
Y la paz en la gramilla de cara al sol

Mi barrio fue mi gente que no está
Las cosas que ya nunca volverán
Si desde el día que me fui, con la emoción y con la cruz
Yo sé que tengo el corazón mirando al sur

La geografía de mi barrio llevo en mí
Será por eso que del todo no me fui
La esquina, el almacén, el piberío
Los reconozco, son algo míos

Ahora sé que la distancia no es real
Y me descubro en ese punto cardinal
Volviendo a la niñez desde la luz
Teniendo siempre el corazón, mirando al sur

sábado, 19 de septiembre de 2009

Decidí rescatar "Mis Rosas"

Decidí rescatar “Mis Rosas”
Las rosas de mi vida,
Las Frescas las Dormidas, las Fragantes, las Muertas.
Aquellas que se fueron de puro desarraigo de puro desconcierto.


Esas Rosas que tu me diste teñidas de susurros, que jamás volvieron.
”Las rosas de mis hijos”
Que me dieron sus pétalos de inigualable aroma.


Las rosas de mi infancia con perfume a distancia
Las de mis 20 años.
De romances y anhelos, de besos escondidos,
Mientras remonto el vuelo.



Las rosas de mis 30 años
Cargadas de ambiciones y pletóricas de encanto


Las “Rosas de hoy” tal vez las mas preciosas
Las que me dan la luna...
Las que siembran tesoros
De milagros y sueños.



Esas rosas de mis 40 años
Maduras y joviales, de exquisita fragancia.
Y las de mis 50, doradas de experiencia
Maduras de emociones, cosechando vivencias.



Las “Rosas”que me regalan Mil sueños Imposibles,
De valiosos amigos.
De noches de crepúsculos, de tormentas y sensaciones de calma



Las “Rosas del Otoño”
Deliciosas amables serenas como un licor extraño.



Y así con mis “Rosas” pienso que mi vida es preciosa.
Sí, al fin la vida ...Es bella
Ya complete mi cesta de Rosas Y Recuerdos perfumadas de encanto.

Les deseo a todos con cariño, un feliz fin de semana.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Fibromialgia



Esa enfermedad que algunas personas padecen, y son tan poco comprendidas.

COMO TE CUENTO MIS DIAS ?

Como te cuento la fibromialgía mía. Que a veces me duele tanto .Que no puedo resistirla .Se me va de un brazo a un pie. De la espalda a la mejilla. Que me duele todo el cuerpo. Y las cosas se te olvidan. Y no te acuerdas del nombre. De tus mejores amigos. Son lapsos que pronto pasan Pero también te fastidia.

Como te cuento lo que me cuesta. Levantarme cada día .Si te despiertas cansada. Y se te doblan las rodillas. Y te sientes como una losa .Que te oprime las costillas Que esfuerzos tienes que hacer. Para empezar la rutina. Las camas, la ropa y si puedo la cocina, la compra ya ni pensarlo y un paseo media horita.

Como te cuento mis noches sin dormir porque me duele estar viva. Y me levanto y paseo. Pasillo, comedor y cocina. Me corro toda la casa para ver si en una esquina. Se esconde este dolor mío. Y puedo dormir tranquila. Que larga se hacen las noches. Lo que tarda el nuevo día.

Como te cuento Doctor que yo no soy depresiva. Que soy una mujer fuerte

Que lucha por la vida. Lo que pasa de un dolor siempre fijo día tras día

Te hace cambiar el carácter. Te quita toda alegría .Necesito compresión.

Que me escuchen y no tanta medicina.

Con un poco de atención. Quizás me comprendería

Como te cuento… que porque alguna vez me ría. No es por que me haya mejorado

Sino que sigue la vida y me rió por mis hijos.

Mis amigos mi familia e intento disimular. Esta pena aquí escondida

Como te cuento yo a ti compañero de mi vida

Que hasta me duele la piel si me haces una caricia. Y al tiempo las necesito.

Para poder estar viva. Que necesito apoyo y tus besos cada día.

Y saber que estas aquí por que eso me tranquiliza.

En fin como os cuento yo a todos lo difícil que es mi vida.

Con tantísimo dolor, Con desanimo y fatiga y

Sin que nadie me comprenda a veces ni la familia.

sábado, 5 de septiembre de 2009

La amistad

apareció de repente,
venía desde lejos y pretendía instalarse allí, quizás para siempre. Tenía una sonrisa simpática, parecía irradiar.



Contaba que un amigo de un amigo le había dicho que viniera y sin pensarlo dos veces, prescindiendo incluso de equipaje alguno, había llegado.



La admiré profundamente, tenía al mundo por montera y la persistencia de su juventud; sin embargo una extraña melancolía se apoderó de todo mi ser, era una sensación conocida, producida tal vez por la certeza de que nada es para siempre; pero no estaba allí para prevenir, todo lo contrario, debía callarme, un silencio también tiene su valor, no estropearía por nada en el mundo nuestro primer encuentro.



Me dejé llevar por sus gestos, su pelo, sus ojos fijos en los mios.



Pronto compartimos las primeras alegrías, los primeros secretos, los rincones de la ciudad, los libros queridos, la música, los descubrimientos, los sueños.



Hablábamos de como nos sentíamos, de si habíamos escrito mucho, poco o nada, de lo indispensable que es disfrutar cada segundo, del encanto de los seres humanos, de la fragilidad de la tierra, de lo real maravilloso en el mundo, de como agota el camino de la serpiente, del deseo de conseguir un girasol perenne.



Pronto comenzamos a citarnos, a sentir celos, a ocultar secretos, discutíamos, llegábamos incluso a mentir, nos enfadábamos pero siempre al final nos perdonábamos



porque aunque apareció de repente, se instaló allí para siempre como todo lo importante:

Y Dios me hizo mujer



Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

GIOCONDA BELLI

ACEÑAS

ACEÑAS

Slide_Aceñas